Traducir

Sierra Salvada

Entre las provincias de Álava y Burgos, al NW de las mismas, se extiende una pronunciada cicatriz de más de 25 km de largo que supone la frontera perfecta entre la vertiente cantábrica y la meseta castellana, es la Sierra Salvada, llamada a veces Gorobel.


La altitud media de la Meseta Central oscila entre los 600 y 700 m, pero en las crestas más altas de Sierra Salvada se alcanzan los 1100 m para después caer casi en vertical a los valles de Aiara y Délica, ya en la vertiente cantábrica, de apenas 300 m de altitud.

Se trata desde luego de un paraje singular que esconde numerosos puntos de interés para el visitante, incluido en la Zona de Especial Protección para las Aves ZEPA.


Mapa

Descarga el mapa en tu PC para visualizarlo mejor
La zona resaltada en verde corresponde al Monumento Natural del Monte Santiago, aunque en el mapa podemos ver algo más de la Sierra Salvada, especialmente sus montañas más altas: Tologorri, Ungino y Eskutxi. También he resaltado en rojo las dos rutas que parten del puerto de Orduña para visitar el salto del Nervión al W, y el monte Txarlazo y la Virgen de La Antigua al E.


Tologorri


Quizá la montaña más espectacular de toda la Sierra Salvada sea el Tologorri, llamado también Iturrigorri por la fuente de agua que mana cerca de su cima (iturri es fuente en euskera). Mide 1066 m de altitud y su vértice geodésico supone la frontera entre Álava y el enclave vizcaíno de Vizcaya.


En el vídeo podemos seguir el ascenso típico a esta montaña. El camino se inicia en un párking cercano a Lendoño Goikoa, una pequeña aldea situada a escasos kilómetros de la villa principal de Orduña. El sendero está perfectamente marcado y discurre a través de un espeso hayedo, interrumpido a ambos lados por bellos y verdes pastizales donde se alimenta el ganado ovino y bovino.
Antes de abandonar este hayedo se pasa junto a la llamada "Piedra del Cojo" cuyo significado parece un misterio. Una vez salimos del hayedo caminamos por la senda negra a través de una escarpada pradera de gran pendiente cercana al cresterío que se interrumpe en el portillo de La Barrerilla, donde alcanzaremos ya la planicie a 920 m de altitud.
A partir de ese punto observaremos la campa de Ponata, salpicada por algunas hayas trasmochas y unas cabañas que sirven de refugio a los pastores. Siguiendo hacia la derecha emprenderemos el ascenso final hasta la cima del Tologorri, no sin antes pasar por la fuente y abrevadero de Iturrigorri, que da nombre a la montaña.


Una vez en la cima, a 1066 m de altitud, desde el Tologorri se pueden divisar los ya citados valles de Aiara y Délica, el enclave completo de Orduña, y numerosas montañas vascas que ya hemos tratado, como los Montes de Ordunte, el Macizo de Ganecogorta, la sierra de Aizkorri, o el Parque Natural de Gorbea.
El recorrido total de este ascenso es de 4 km.

Ungino y Eskutxi nevados

Conviene señalar no obstante, que la montaña más elevada de Sierra Salvada no es el Tologorri, sino el Eskutxi, en territorio alavés, y que mide 1180 m. Otra montaña importante es el Ungino, de 1099 m.


El monumento natural del Monte Santiago

El hayedo del E del parque, con su frondosa alfombra de hojarasca

En la zona más oriental de Sierra Salvada se declaró por parte de la Junta de Castilla-León el monumento natural del Monte Santiago, una porción de meseta castellana que abarca un área comprendida entre el monte Txarlazo y el salto del Nervión, a ambos lados del célebre puerto de montaña de Orduña, famoso por albergar numerosas pruebas ciclistas.
Ubicado íntegramente en Burgos, el área protegida tiene una altura media de 900 m y ofrece excelentes condiciones para el senderismo, pues apenas existen pendientes orográficas. Su singular subsuelo y su ubicación justo en la cresta oriental de Sierra Salvada ofrecen al visitante estampas paisajísticas realmente bellas.

La virgen de La Antigua

El puerto de Orduña divide al Monte Santiago en dos mitades. La mitad W apenas tiene atractivos, exceptuando por supuesto a la virgen de La Antigua, situada en la cima del monte Txarlazo a 933 m de altitud. Se trata de un monumento de 25 m de altura construido y erigido en 1903 que por la noche se ilumina con luz artificial. Claudio Durán y Ventosa se encargó de esculpirlo a cambio de 150.000 pesetas.
Se dice que desde la virgen de La Antigua se divisan 42 pueblos de 5 provincias: Vizcaya, Álava, Burgos, La Rioja y Guipúzcoa. De hecho, la propia virgen supone el punto triple fronterizo entre Álava, Burgos y el enclave vizcaíno de Orduña.


El espolón de Fraideburu (853 m)

Muy cercana a este motivo religioso, hay que citar la montaña de Flaideburu (cabeza de fraile en euskera), llamado así por su característica forma, y que mide 853 m de altitud, un espolón rocoso dentro de Sierra Salvada, poblado casi siempre por una numerosa comunidad de buitres.

Las loberas de Santiago

Los lobos, antaño numerosos en este lugar, causaban graves daños en los rebaños de vacas y ovejas de los lugareños, y por ello se organizaban periódicamente batidas para mantener a raya las poblaciones de este carnívoro que tanta mala fama se ha ganado en España, reputación ésta que lo ha llevado al borde de la extinción.


Los burgaleses del N construyeron unas estructuras llamadas loberas, que consistían en dos muros de piedra altos que se estrechaban más y más para acabar en un profundo foso. Los pastores espantaban a los lobos haciendo sonar una especie de tambores, guiándolos así hacia las loberas y acorralándoles finalmente en los fosos, donde eran apedreados hasta su muerte.
Hoy en día esta práctica ya no se lleva a cabo, pero en el Monte Santiago aún podemos visitar una de estas antiguas loberas perfectamente restaurada.

El hayedo acidófilo y las dolinas kársticas

La entrada principal al Monte Santiago se realiza desde el puerto de Orduña (A-2625) tomando la desviación hacia el W. Tras atravesar un amplio terreno dominado por matorrales y monte bajo, nos adentramos en un frondoso hayedo sobre un suelo rocoso y calizo, que las contínuas filtraciones de agua han ido erosionando y ocasionado amplias y profundas dolinas o hundimientos del terreno. Esas dolinas están cubiertas permanentemente por un gran manto de hojarasca, dando como resultado un paisaje singular donde el marrón del suelo contrasta con el blanco de la piedra y el verde de las hayas y musgos.


Las filtraciones de agua a través del karst no solo han provocado estas dolinas, sino que además en algunos lugares puntuales se han formado profundas cuevas húmedas, que son hogar de una importante comunidad de murciélagos.

La comunidad de anfibios en las zonas húmedas


Siguiendo dentro del hayedo del Monte Santiago, hay que subrayar la gran importancia que tiene en este área protegida la comunidad de anfibios que se desarrolla en las zonas húmedas y encharcadas. La naturaleza del suelo ha posibilitado la formación de pequeñas charcas que consiguen mantenerse con agua durante casi todo el año, en parte debido a la construcción de una estructura justo en el surgimiento del río Nervión que consigue mantener el nivel freático del agua.
Tanto en estas charcas como en el propio río se ha desarrollado una numerosa población de anfibios, consistente en varias especies de ranas, tritones y salamandras.


El salto del Nervión

Ya fuera de los límites del Monte Santiago, y dentro del enclave vizcaíno de Orduña, se encuentra el valle de Délica, surcado y moldeado por el curso alto del río Nervión, que nace precisamente en el Monte Santiago, desde donde cae en forma de una espectacular cascada de 400 m de altura.
Esta cascada solo mantiene su cauce en invierno, cuando las precipitaciones son abundantes, el resto del año permanece casi seca.
El espectáculo de ver caer el agua desde tanta altura se puede disfrutar desde unos miradores especialmente construidos en el mismo borde del barranco, donde también encontraremos un palen informativo de las aves rapaces que vivien en el entorno.


En el vídeo se muestra el recorrido del curso alto del Nervión antes de alcanzar la gran cascada en la cresta de la misma Sierra Salvada, otra extraordinaria excursión que brinda la posibilidad de caminar en torno al este cauce fluvial, y del que disfrutaremos de la calidad paisajística de sus bosques de ribera y sus aguas puras y claras, en contraste con las aguas turbias y contaminadas que tendrá en su desembocadura tras atravesar el Gran Bilbao.